Versión para imprimir PDF [1,43MB]

LA MOCHILA DEL NATURALISTA
ARTÍCULOS E INFORMES

 

ALGUNOS DESCUBRIMIENTOS ZOOLÓGICOS RECIENTES

Dr. Fidel José Fernández y Fernández-Arroyo.

PARTE IV - sección a

Cuadro de texto:    El aura sabanera o de cabeza amarilla (Cathartes burrovianus) es una especie de buitre americano de cuya reproducción no se sabe casi nada, pues hasta hace poco sólo se había hallado un nido; mientras que de un próximo pariente, el aura selvática o de cabeza azul (Cathartes melambrotos), nadie ha conseguido encontrar un nido todavía, según la información que conocemos (DEL HOYO et al., 1994). (Fotografía: Daniel Magnenat. Tela, Honduras. 28 de enero de 2001).  Los hallazgos nuevos parecen no tener fin, incluso los relativos a animales de tamaño considerable. Por ejemplo, en noviembre de 2001, cerca de las costas de Kenia, fue capturado y fotografiado un gran celacanto ( Arias , 2002a; Bayo , 2002).

Según las noticias que hemos recibido hasta el momento, no se sabe aún si se trata de un ejemplar divagante de la población de las Comoras, o si pertenece a una población nueva de este extraño y enigmático pez primitivo (ver Argutorio 8, pp. 28-29). También en el año 2001, fue descubierto un gran lagarto (un varano ) de un metro de longitud, el Varanus mabitang , en la isla de Panay (Filipinas) ( Vesilind , 2002).

Recuérdese que el varano del Yemen ( Varanus yemenensis ) fue hallado, de forma bien peculiar, en 1985-86 (ver Argutorio 8, pp. 28-29).

Pocos años antes, en 1979, fue descubierto otro saurio de buen tamaño, la iguana crestada de Fidji , en este archipiélago del Pacífico ( Parfit , 2003). También en España se han registrado saurios nuevos en los últimos años (ver Argutorio 9, pp. 43-45).

Por cierto, a propósito del lagarto gigante de El Hierro, conviene hacer notar que diversos autores han considerado recientemente que los ejemplares que poblaban el Roque Chico de Salmor, a principios del siglo XX, eran indistinguibles de los demás, desde el punto de vista genético y morfológico ( Mateo et al., 2001).

Cerca, en el norte de África, pasaron desapercibidos hasta el siglo XX otros reptiles, como la culebrilla ciega de Tánger ( Blanus tingitanus ), que fue descrita en 1988; o la culebra diademada del Magreb ( Spalerosophis dolichospilus ), registrada por primera vez en 1923 ( Fahd y Pleguezuelos , 2001).

En los últimos años, además del hallazgo de especies (o de comunidades enteras) que no se conocían o que se creían extinguidas, ha habido otras muchas sorpresas relativas a la fauna. Algunas de ellas han sido asombrosas.

Cuadro de texto:    Incluso el elefante africano (Loxodonta africana), el mayor animal terrestre de la actualidad, continúa proporcionado sorpresas (y discusiones); desde los enormes e increíbles elefantes del desierto (en Namibia), cuya existencia real ya ha sido muy bien documentada (y estudiada), hasta los pequeños elefantes de la selva, que según recientes estudios podrían corresponder a una especie distinta (L. cyclotis); pasando por los controvertidos elefantes pigmeos (pumilio), cuya existencia y situación taxonómica ha sido objeto de debates desde hace casi un siglo. (Fotografía: Daniel Magnenat. Cráter del Ngorongoro, Tanzania. 4 de marzo de 1996).    Por poner sólo un ejemplo, en 1995/96 se consiguió descubrir, al fin, dónde y cómo pasan el invierno los éideres de anteojos (o de Fischer ) ( Somateria fischeri ), en lugares que fueron un misterio durante mucho tiempo, y de una forma tan original que no se parece (que sepamos) a la de ningún otro animal. En efecto, durante la terrible temporada invernal del Ártico, y en vez de emigrar hacia latitudes cálidas, prácticamente toda la población mundial de esta peculiar anátida de la tundra se agrupa en unos pocos grandes bandos en el océano helado; el constante movimiento de las aves (y quizá también su propio calor) impide que la superficie del mar se congele en torno a ellas, y bucean para conseguir su alimento; el fenómeno resulta espectacular, y ha aparecido ya en distintos documentales de televisión (por ejemplo, en Los límites de la resistencia , de la BBC).

Recordaremos también que la zona de nidificación, en Canadá, de la pequeña población superviviente de grullas trompeteras (o cantoras ) ( Grus americana ) no fue descubierta hasta 1954 ( Elphick , 1995); mientras que el área de cría (en la antigua Unión Soviética, seguramente) de los últimos zarapitos finos ( Numenius tenuirostris ) no ha podido ser localizada todavía (desde hace más de setenta años, y a pesar de todas las expediciones realizadas para encontrarla) ( Barbosa , 2002; De Juana , 1997; Maumary , 2000). Por otra parte, el remoto lugar (desconocido, al parecer, incluso por los nómadas nativos) donde nacen las crías del célebre chiru o antílope tibetano ( Pantholops hodgsoni ), adaptado a grandes alturas y persiguido por su lana (una de las más cotizadas del mundo), permaneció como un enigma hasta el año 2001, al menos por lo que se refiere a la población occidental (ver Ridgeway , 2003; Schaller , 2003). Y en la actualidad, aún no se han conseguido esclarecer los misteriosos desplazamientos (ni otras muchas cuestiones biológicas) de los mayores peces del mundo, el tiburón ballena ( Rhincodon typus ) y el tiburón peregrino (Cetorhinus maximus) (ver por ejemplo Barrull , 1993).

A propósito de tiburones, merece la pena recordar que el verdadero origen de las extrañas cicatrices circulares que aparecían en marsopas y ballenas (y en atunes, en ciertos tiburones, y hasta en determinados dispositivos de algunos submarinos), y que fueron atribuidas a infecciones o a invertebrados, no fue averiguado hasta 1971. En realidad, esas marcas eran obra de una criatura sorprendente, el tiburón cortapastas o tiburón cigarro ( Isistius brasiliensis ), de medio metro de longitud, capaz de rebanar pedazos cónicos de piel y carne de sus presas, sin matarlas ( Wilson , 1994).